Técnicas

Bizcochos:
Son masas combinadas con claras de huevo batidas que suben con el calor del horno y resultan esponjosos y ligeros.  La temperatura es muy importante en un bizcocho, todos necesitan una temperatura entre 175 y 180 grados, si el horno está demasiado caliente sube por el centro y se tuesta demasiado pronto impidiendo que se expanda la masa, si está demasiado tibio sube por los lados y queda el centro hundido.  Los hay de dos clases:

  1. Bizcochos espumosos: son ligeros y no necesitan adición de levadura, las claras montadas a punto de nieve incorporan el suficiente aire a la masa para que suba con el calor (por ejemplo el bizcocho de soletilla).
  2. Bizcochos de mantequilla: se diferencian en que incluyen grasa entre sus ingredientes, ya sea mantequilla, manteca de cerdo o aceite, como es una masa más pesada necesitan levadura en polvo para que suba en el horno (como ejemplos el clásico bizcocho de yogurt y el Plum cake).